¿DEBERES SÍ O DEBERES NO?

El pasado mes de marzo tuve la oportunidad de acudir al Salón Internacional del Material Educativo y Congreso de recursos para la Educación celebrado en IFEMA. En la feria se expusieron numerosos recursos educativos, entre los que cabe resaltar la tendencia a digitalizar los materiales educativos con el fin de hacer el aprendizaje un proceso de máxima diversión.

Uno de los temas de actualidad en el mundo de la educación es si los alumnos deben llevar o no deberes a casa. El stand de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA) estaba encabezado por su claro posicionamiento ante este debate. Este organismo está totalmente en contra de los deberes escolares en casa, señalando que reciben frecuentemente quejas de las familias sobre el gran volumen que reciben sus hijos y los problemas que estos ocasionan en la conciliación de la vida laboral y familiar.

Este debate mantiene totalmente divididos a los profesionales del sector educativo y familias. Los defensores de los deberes, entre los que cabe destacar el Sindicato Independiente de la Enseñanza Pública (Anpe), argumentan que estos son un mecanismo para que los alumnos adquieran el hábito al estudio, la disciplina y el valor del esfuerzo personal que se le exigirá en niveles superiores. Además, señalan que aprenden a distribuir su tiempo a la vez que refuerzan los contenidos dados en clase.

Los detractores de los deberes escolares argumentan que el excesivo volumen de tareas impide a los niños implicarse en otras actividades lúdicas, familiares y, en general, de la vida diaria que desarrollen una correcta socialización y que también tienen carácter pedagógico. Otro argumento expuesto es la problemática de la gestión de la agenda familiar, dado que los deberes implican que algún adulto supervise a los niños mientras los realiza, y no todas las familias son capaces de afrontar por motivos laborales.

Cuando los protagonistas de esta escena son los alumnos con necesidades específicas de aprendizaje (NEAE) resulta todavía más difícil posicionarse ante una u otra propuesta. Por un lado, las tareas escolares suponen un elemento de desigualdad frente al resto de compañeros si estos no cuentan con el apoyo necesario para realizarlas. Por otro, los alumnos con NEAE no siempre ven cubiertas sus necesidades en el horario escolar y recurren a otros medios para ello, ya sean la propia familia o profesionales especializados.

CEAPA tuvo la cortesía de tener como invitado estrella a Ramón Flecha para tratar este tema entre otros de actualidad. Ramón Flecha es un reconocido investigador en ciencias sociales en Europa y conduce investigaciones de alto impacto en ámbitos científico, político y social. En el ámbito de la educación es destacable por su labor de dirección de las Comunidades de Aprendizaje, un proyecto que persigue alcanzar una educación de éxito, reducir las desigualdades y desarrollar un clima de convivencia en los centros educativos.

Ante ambas posturas del debate que ocupa la actualidad educativa, Ramón Flecha señaló que no existe ninguna evidencia empírica sobre si el hecho de llevar deberes a casa o no genera mejores resultados. También aprovechó la ocasión para recordar la necesidad de actuar en los colegios conforme a unas bases científicas. Flecha defiende que al igual que en los hospitales tenemos la certeza de que las prácticas están avaladas por la ciencia, no es el caso de las acciones que se llevan a cabo en los centros educativos. En las escuelas se pueden encontrar prácticas sin ninguna solidez científica.

Personalmente considero que la opción más acertada es el punto de equilibrio entre las dos posturas, sobre todo cuando se trata de alumnos con NEAE. Las tareas de refuerzo pueden suponer un mecanismo para hacer frente a las necesidades educativas siempre que el niño encuentre el apoyo externo para que no se sienta solo. Para conseguir este término medio sería ideal que estas tareas escolares se pudieran integrar en la vida de los niños de una manera lúdica cobrando así más significado para ellos.

Mientras esperamos a los estudios que den una respuesta empírica a esta controversia, nosotros seguiremos dando el mejor apoyo para los alumnos que lo necesiten.

Pilar Navío.
Psicopedagoga. Especialista en NEE.
2018-06-07T18:06:27+00:00