Estos últimos días hay un tema principal en las conversaciones: coronavirus. Los niños también hablan de ello, por lo que es importante tener una conversación con ellos sobre el tema para proporcionarles información contrastada y verídica, con el fin de que aclaren sus dudas y conozcan y sean conscientes de las medidas de seguridad que deben de seguir para prevenir el contagio.

No obstante, debemos procurar que el coronavirus no sea el tema de conversación central en casa y transmitirles tranquilidad en estos momentos de incertidumbre, miedo y ansiedad por los que ellos también están atravesando. Por ello, os facilitamos una guía con orientaciones y pautas a seguir durante estos días para que la cuarentena no llegue a alterar nuestra rutina, la cual nos da seguridad a todos y ayuda a reducir el estrés.

Durante este tiempo es recomendable que se entretengan con diferentes actividades a lo largo del día y como padres debéis tratar de hacerles fácil la estancia, ya que debemos recordar que son niños y necesitan estar en constante movimiento y actividad. Dad libertad en el uso del espacio y permitid que haya desorden. Ya se pondrá todo en orden cuando se acabe. Ahora tenéis la oportunidad de pasar más tiempo con vuestros hijos y de aprender a trabajar con ellos.

Debemos ver el lado positivo de este aislamiento social y aprovechar los momentos que pasemos juntos, ya que cuando todo esto se haya solucionado y volvamos a nuestras rutinas, volveremos a echar en falta y reclamar tiempo con ellos, del cual ahora disponemos.

No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos. No podemos quedarnos estancados en el pensamiento repetitivo “¿Por qué tenemos que pasar por esto?”, “¡Qué miedo me da contagiarme!” y/o “¡No aguanto más, quiero salir de casa!”, mientras pasa por delante una oportunidad magnífica para pasar más tiempo en familia. Esto es una cuestión de responsabilidad por parte de todos.

Las pautas que debemos aplicar en casa durante estos días son:

  • Mantener una rutina diaria con horarios y diferentes actividades. Establecer una rutina de lunes a viernes tratando de seguir con los horarios que suelen llevarse a cabo en una semana ordinaria. Esto implica llevar a cabo las labores de aseo y cambiado de ropa como si nos fuéramos al trabajo o, en el caso de los más pequeños, al colegio.
  • Mantener los mismos horarios de sueño y alimentación.
  • Tratar de pactar el horario con ellos, invitándolos a que participen en la realización del mismo para que se involucren en el cumplimiento de los objetivos establecidos. Es importante que escuchéis sus peticiones y necesidades.
  • Esta rutina es importante llevarla a cabo sin excepción. Las mañanas pueden ser utilizadas para seguir el horario establecido y las tardes pueden ser aprovechadas para realizar actividades de ocio y pasar tiempo en familia.
  • Tener un espacio establecido de trabajo en alguna estancia de la casa, bien acomodado, con los materiales necesarios y buena ventilación e iluminación, tanto en el caso de los niños para que puedan realizar sus tareas, como en el caso de los padres para que puedan llevar a cabo el teletrabajo de la mejor manera posible.
  • Facilitar la comunicación en relación a cómo nos sentimos. Estos días es muy común experimentar emociones tales como miedo, inseguridad, tristeza, desesperanza, agobio o aburrimiento. Es importante que se puedan compartir en familia y que como progenitores habléis con vuestros hijos de cómo os sentís.
  • Responder a todas las dudas que os puedan plantear tratando de adaptar la información a la edad de cada uno de ellos. Estas semanas probablemente los adultos probablemente experimentemos momentos en los que nos invadirán un cúmulo de emociones, compartirlo y hablarlo con ellos les proporcionará seguridad.
  • Una buena forma de llevar a cabo todo esto es realizar un diario emocional en el cual participen todos los miembros de la familia.
  • Tratar de limitar el tiempo de aparatos electrónicos y videojuegos vinculando su uso a la realización previa de sus obligaciones. Su uso en exceso puede afectar al ritmo de aprendizaje, al estado emocional y la vuelta a la rutina.
  • Respetar su espacio para despejarse.
  • Fomentar alternativas de juego a las pantallas.
  • Involucrar a los niños en la realización de las tareas domésticas. De esta manera, fomentaremos su responsabilidad.
  • Y por último… ¡que se aburran! No pasa nada, dejad que vuestros hijos se aburran, esto agudizará su ingenio. No es necesario que tengan todo su tiempo ocupado, es importante que aprendan a gestionar esta emoción por sí solos. El aburrimiento fomenta la creatividad e imaginación, ayuda a desarrollar resiliencia y capacidad de resolución de problemas y fomenta la autoestima al ver cómo son capaces de pensar/hacer cosas nuevas.

 

Algunas de las alternativas de juegos y actividades que os proponemos para no estar todo el día frente a la pantalla son:

  • Actividad 1: Manualidades. Utilizar materiales de papelería (ceras, pintura de dedos, témperas, acuarelas, papel pinocho, goma eva…) o reutilizar materiales cotidianos potenciando el reciclado (papel higiénico, palos de polo, cápsulas de café…) para realizar en familia actividades manipulativas y hacer adornos para la casa.
  • Actividad 2: Canciones, cuentos, refranes… para trabajar la memoria a corto plazo, ritmo y psicomotricidad.
  • Actividad 3: Bloc de dibujos. Hacer dibujos para colorear, repasar, pintar, recortar…
  • Actividad 4: Recetas. Realizar recetas sencillas y divertidas en familia. Amasar pasta, decorar postres con pequeños trocitos de chocolate, hacer bizcochos, galletas con moldes de formas, rosquillas, pizzas, empanadas, darles un trozo de masa y que improvisen, seguir las instrucciones de las recetas o redactar la receta escribiendo, dibujando o recortando los ingredientes necesarios, son una buena forma de trabajar motricidad fina, atención y lectoescritura.
  • Actividad 5: Cuentos. Leerle cuentos y hacerle preguntas simples sobre la historia para comprobar su comprensión y seguir trabajando la memoria a corto plazo. Con los cuentos se pueden realizar varias actividades, por ejemplo, que haga un dibujo sobre el cuento, que nos cuente después lo que se acuerda del cuento, etc.
  • Actividad 6: Circuitos caseros. Crear un espacio donde puedan llevar a cabo un poco de actividad física y movimiento, como por ejemplo, saltar sobre cojines, pasar por bajo de pequeñas cuevas creadas con sillas, sofás, mantas…
  • Actividad 7: Puzzles grandes. Hacer un puzle grande en familia que ocupe varios días para trabajar el trabajo en equipo y cooperativo, la constancia y motivación.
  • Actividad 8: Circuito de dominós. Fomentar la imaginación y creatividad para crear diferentes circuitos con las fichas del dominó por las diferentes estancias de la casa y utilizando otros materiales.
  • Actividad 9: Mural. Crear un mural de manos y pies de diversos colores y después jugar al Twister adaptado, es decir, en vez de jugar con círculos de colores, jugaréis con manos y pies de colores.
  • Actividad 10: Juegos de mesa. Ordenar los juegos de mesa que tenemos por casa en una caja grande y jugar a uno cada día.
  • Actividad 11: Inventar cuentos e historias. En círculos y por turnos, cada uno debe inventar una parte de una historia/cuento y entre todos iréis dibujándola para visualizarla. Después, podemos utilizar esos cuentos inventados por vosotros mismos para contarlos antes de dormir.
  • Actividad 12: Limpieza de habitación y juguetes. Ahora es un buen momento para ordenar todos los juegos que tenemos en casa por cajas y etiquetas para hacer limpieza de todos aquellos que ya no utilizamos y una vez pase todo esto poder dárselos a aquellos que lo necesitan.
  • Actividad 13: Tienda de campaña. Construir en familia una tienda de campaña en el comedor o cualquier otra estancia para ver películas, leer cuentos, jugar a las muñecas…
  • Actividad 14: Sales decorativas. Hacer sales decorativas con sal y tizas de colores para decorar botellas, botes, macetas o cualquier otro objeto que se os ocurra.
  • Actividad 15: Disfraces y gestos. Jugar a disfrazarse con cualquier cosa que tengamos por casa y gestualizar en lo que nos hemos convertido para que el resto de la familia pueda adivinar de qué se trata.
  • Actividad 16: Mímica. Jugar a adivinar películas o cuentos a través de gestos.
  • Actividad 17: Emociones con globos. Inflar globos y dibujarles caras divertidas. O en su defecto, podemos dibujar expresiones faciales en folios y jugar a adivinarlas. El que lo adivine tendrá que representarla incluyéndola en alguna situación a modo teatro.
  • Actividad 18: Circuitos de transportes. Construir diferentes circuitos y ciudades en alguna estancia de la casa para trabajar el juego simbólico creando una vida imaginaria con diferentes juguetes.
  • Actividad 19: Plastilina casera. Hacer plastifica casera con agua, harina, sal y colorante.
  • Actividad 20: Maquillaje y peluquería. Jugar a maquillarnos y hacernos diferentes peinados.
  • Actividad 21: Hacer tu propio árbol genealógico. Con la ayuda de fotos podemos realizar un viaje al pasado de nuestra familia.
  • Actividad 22: Guerra de cosquillas. Formad equipos entre vosotros y atacad en forma de risa.
  • Actividad 23: Búsqueda del tesoro. Esconded un premio por casa y cread un mapa para que los niños puedan encontrarlo.
  • Actividad 24: Lo que más me gusta de mi familia. Vamos a jugar a decirnos lo que más nos gusta de cada uno de los miembros de la familia.
  • Actividad 25: Planta una lenteja. Planta una lenteja en algodón mojado y observa cómo crece a lo largo de todos estos días.

 

El Equipo Psicoaula os manda mucha fuerza y positividad.

¡Mucho ánimo a todos!

Esto también pasará.

Nos vemos muy pronto.

Carmen Hernández y Paula de Dios

Equipo Psicoaula